domingo, 21 de junio de 2009

Escena curiosa

Hola a tod@s y bienvenidos de nuevo a este vuestro sitio. Hace tiempo que no he podido dejarme caer por aquí por unos asuntillos pero ya he vuelto para seguir mostrando las cosas que veo y quiero compartir con tod@s vosotros.
Hoy voy a pararme en una escena muy curiosa que vi a principios de junio. Se desarrolló en una localidad de la Mancha en la provincia de Toledo,
Orgaz. Se trata de una reconstrucción de una antigua costumbre muy extendida por la zona, que era la de hacer cal mediante un procedimiento totalmente natural utilizando piedra caliza. Pero al cabo del tiempo al llegar la industrialización del proceso esta costumbre se perdió y desde hace un par de años, el primer fin de semana de junio celebran este homenaje fabricando la cal tal y como se hacía antiguamente.
El proceso es así:
Se pone en un horno enterrado en el suelo un montón de piedras calizas que cubran toda la pared y formen también una bóveda en el techo.
El suelo del horno se cubre de ramas de olivo y se enciende.
Para mantener el fuego se utiliza huesos de aceitunas triturados, que mantienen el horno a altísimas temperaturas, más de 1000º Celsius.
Así se consigue la cal viva que una vez mezclada con agua se puede usar para encalar las paredes, tal y como se hacía antiguamente y como se ven la mayoría de los pueblos andaluces.
A continuación os muestro las fotos del distinto proceso:


Ahí se ve el horno donde se produce la cal, arriba la cúpula de piedra caliza.


Aquí vemos a quien promueve este homenaje y quien más sabe de ese oficio ancestral mientras alimenta el fuego con los huesos de aceituna triturados.

Ésta es la bóveda en pleno proceso de calentamiento.

La "boca del infierno", con una temperatura de más de 1000º.

El producto final está aquí, la cal.


El interior del infierno apagado y con la cal que se produce al calentar hasta tales extremos la piedra caliza, que aún se ve en las paredes apilada.

Acumulación de toda la cal que se produce en este proceso.

Y éste es el monumento que le dedicó la Villa de Orgaz al oficio del calero, situado en la Plaza de la Concepción.
Y aquí termina este recorrido por un oficio antiguo que me ha llamado la atención. Por eso le he puesto ese título a la entrada.
Espero que os haya gustado y pronto volveré con otra entrada.
Un saludo a tod@s y hasta la próxima.


3 comentarios:

Juan T.A. dijo...

oficios ancestrales que por mor del progreso se han ido perdiendo. Hoy se siguen encalando paredes en muchos pueblos de Andalucía, pero he oído decir que la cal de ahora no es tan buena como la de antes (no se como la fabricarán en la actualidad) una frase que habremos oido cientos de veces aplicada a tantas otras "modernidades"
Saludos

Jesús Gómez dijo...

Hola. Me he tropezado con este articulo sobre las caleras de Orgaz, y me ha sorprendido gratamente. Yo mantego una web sobre Orgaz en la que tengo una sección dedicada a las caleras. Mi abuelo fue calero en Orgaz. Esta es mi web: www.villadeorgaz.es.

granargaceño dijo...

Pues allí estuve y por ahí cerquita estoy, así que algo conozco del pueblo. Y sí, conocía tu página y tengo tu libro también, me parece muy interesante tu trabajo y el pueblo me encanta, sobre todo la gente.
Un saludo.

Related Posts with Thumbnails